ESTIMULACION TEMPRANA

ESTIMULACIÓN TEMPRANA

"La estimulación temprana es el conjunto de medios, técnicas, y actividades con base científica y aplicada en forma sistémica y secuencial que se emplea en niños desde su nacimiento hasta los seis años, con el objetivo de desarrollar al máximo sus capacidades cognitivas, físicas y psíquicas, permite también, evitar estados no deseados en el desarrollo y ayudar a los padres, con eficacia y autonomía, en el cuidado y desarrollo del infante". (Orlando Terré, 2002).

Importancia de la Estimulación Temprana

En la infancia, especificamente en los primeros momentos de vida se desarrollan los sentidos, especificamente los que conciernen a la percepcion visual, tactil y auditiva. El bebé podrá reconocer y diferenciar los colores, como asi tambien las formas y los tipos de sonidos.
A su vez desde el nacimiento se desarrollan todos los procesos psiquicos y actividades neuronales que se manifiestan en cada etapa por medio de las habilidades que desarrolla el niño y sera la base fundamental para su aprendizaje.


Entre el nacimiento y los tres años se observan ciertas particularidades en el desarrollo:
  • Correlación entre el desarrollo físico y psiconeuronal.
  • El organismo se desarrolla y crece rápidamente.
  • Manifestaciones claras y definidas de la emociones
  • Interacción con el medio que lo rodea.
  • Importancia de la presencia y cuidados de los padres o adultos en el proceso de desarrollo.
La estimulación temprana tiene como objetivo estimular y ofrecer a cada niño diversas experiencias que serán la plataforma para los futuros aprendizajes.


Áreas que comprende la Estimulación Temprana
Cognitiva
El desarrollo de la capacidad cognitiva genera que el niño pueda comprender y adaptarse a situaciones nuevas sin dificultad, utilizando el intelecto mediante la interacción entre los objetos y su medio circundante.
Motriz
Se incluyen las habilidades de movimiento y desplazamiento perimiéndole al niño conocer el mundo que lo rodea. La coordinación visomotora (de lo que se observa y se toca) permite que pueda manipular los objetos con sus dedos y manos, que pueda dibujar, pintar, etc.
Lenguaje
Se refiere a las habilidades que le permiten al niño poder comunicarse por medio de la expresión, la comprensión y los gestos.
La capacidad comprensiva se desarrolla desde el nacimiento ya que puede entender ciertas palabras mucho antes de lograr pronunciar las palabras. Es de suma importancia el conversar con el bebé, explicarle lo que están haciendo y darle un nombre a cada objeto, con lo cual podrá reconocer y asociar los sonidos y palabras para darles un significado mediante el juego de la imitación.
Socio-emocional
Se incluyen las experiencias afectivas y las sociales del niño, que le permitirá obtener seguridad y así sentirse capaz de poder interactuar con otras personas a través de normas comunes.


Funcionamiento de la Estimulación Temprana
Cada etapa del desarrollo necesita diferentes estímulos que se relacionan directamente a  lo que sucede en el desarrollo individual de cada niño.
Lo importante es respetar el desarrollo personal sin hacer comparaciones o presionar al niño.
Con lo cual el objetivo de la Estimulación Temprana no es acelerar el desarrollo, forzando al niño a lograr metas que no este preparado a cumplir, sino a reconocer y motivar el potencial de cada uno y presentarle retos y actividades adecuadas que favorezcan su autoestima, iniciativa y aprendizaje.
La Estimulación en los primeros años de vida es la base para el desarrollo posterior. Como papás les preguntaría ¿van a desaprovechar este momento?

Factores que favorecen una Estimulación adecuada
Una manera de potenciar la estimulación es favorecer el desarrollo motriz, cognitivo, social y emocional, que al mismo tiempo debe respetarse el desarrollo individual y predisposición de cada bebé.
En un primer comienzo las actividades se enfocan en reforzar el vínculo emocional por medio de masajes, estímulos sensoriales y contacto físico. Respetando los momentos y tiempos de desarrollo del bebé y de los papás.
A medida que va creciendo el bebé se inician actividades de motricidad gruesa y fina, junto a la estimulacón de la concentración y el lenguaje.
Es fundamental cuidar, proteger la iniciativa, la independencia y autoestima del niño durante todo el proceso de aprendizaje.
Cada niño es distinto, no todos los niños son iguales, cada uno tiene su propio ritmo de desarrollo. De acuerdo a la maduración de su Sistema Nervioso, es el desarrollo de su individualidad.
Los parámetros de desarrollo son amplios y dependen de varios factores. Reconocer el patrón de desarrollo general, utilizarlo como guía y así poder presentarle al bebé estímulos y actividades adecuados a los que él necesita.
No forzar al niño es una estimulación que genera una experiencia positiva porque al no forzarlo puede sentir que puede por él mismo y no hacer ciertas cosas por presión que podría generarle mucha frustración. 
El rol como papás es aprender a "leer" y "decodificar" lo que cada niño necesita y siente en cada situación; es una herramienta fundamental para lograr una buena estimulación.
El niño mediante el juego aprende y es la mejor manera para estimularlo.

Encontrar diferentes maneras de Estimular

  • Buscar y generar espacios para jugar entre padres e hijos.
  • Talleres para padres: otorgan información, ayudan a canalizar dudas y darles un lugar distinto como papás.
  • Espacios creados para que los niños jueguen: coordinado por profesionales especializados como psicólogos, psicopedagogos, etc.

Lic. María Maturi
___________________________________________________________________________

EL PEQUEÑO QUE IMAGINA Y PIENSA
11 de octubre de 2011
Como mamá y psicoanalista he leído y estudiado la vida y desarrollo de un bebé desde diversas teorías y pensamientos. Hoy al encontrarme trabajando con niños y asesorando a los padres en el crecimiento como familia, confirmo y reconfirmo día a día la importancia de buenos vínculos desde los comienzos de la vida.
Hablar, tocar, besar, acariciar, cantar, reír y jugar son actos importantísimos para no solo vincularnos con nuestros hijos, sino que sin darse cuenta provocan en los niños mayor estimulación de su capacidad cognitiva, mayor desarrollo intelectual e imaginación. Con estas acciones simples podemos lograr que nuestros hijos sean saludables en sus aspectos físico, psíquico y emocional.
Alison Gopnik, autora del libro “El filosofo entre pañales”, expresa que detrás de la curiosa mirada de un bebé se esconde un ser con gran potencial de imaginación.
Hasta no hace mucho tiempo, se pensaba al bebé no como un ser inteligente en sí, sino en vías de poder serlo a medida que iba evolucionando en su crecimiento. Gopnik explica que el cerebro de un bebé es insuperable en neuronas y conexiones neuronales, con lo cual duplica a la actividad neuronal de un adulto.
Es así como el bebé se encuentra preparado y dispuesto a poder aprender de su entorno familiar y  manejar la complejidad del lenguaje en los primeros años de vida, incorporar el proceso motor del caminar y realizar todo tipo de asociaciones intelectuales que corresponden a su edad de desarrollo.
La manera de obtener mayor información de un bebé es observándolo con detenimiento, viendo su conducta; es decir que hace, que mira, que agarra, que movimiento o gesto realiza.
Por lo tanto la vida del bebé es pensada desde una perspectiva evolutiva: el pasaje de las distintas etapas que van desde el momento del nacimiento hasta la adultez. Dichas etapas tienen sus propias características que corresponden a la edad y momento evolutivo que atraviesa el niño.
Es importante pensar, como describe Winnicott, que el infans se origina en los primeros comienzos de vida en un vínculo con su madre de dependencia absoluta no solo física sino psíquica y emocional. En este momento tanto la madre como el bebé se encuentran ambos en una dependencia absoluta formando una unidad, cubriendo ambos sus necesidades de estar juntos. El segundo momento que corresponde a la dependencia relativa, el bebé de a poco comienza a ser consciente de su necesidad de ser cuidado, sin necesitar exclusivamente de la presencia de su madre para realizar ciertas cosas. Finalmente el camino hacia la independencia se logra por la capacidad que posee el niño de prescindir de los cuidados maternos mediante la confianza que adquirió a través de los cuidados de su madre y la seguridad brindada por su entorno.
Por lo tanto estos tres momentos de dependencia que denomina Winnicott, son momentos fundamentales en la vida de todo niño, donde lo que se tramita es la dependencia emocional del vínculo con la figura materna.
Si bien la especie humana es la más desarrollada y evolucionada, necesita de un largo tiempo para poder incorporar el lenguaje. Podríamos preguntarnos ¿a qué se debe este proceso lento de incorporación del lenguaje? A que el ser humano no se rige por instintos sino por sus deseos y pulsiones (impulsos psíquicos que funcionan como un motor, al no lograr la satisfacción genera la posibilidad de la existencia del deseo).
Freud planteo que desde los comienzos de vida el bebé atraviesa diferentes momentos que  generan y constituyen  la existencia de un cuerpo, del psiquismo y la historia de cada ser en su subjetividad.
Gopnik plantea  en su libro que la memoria existe desde la temprana edad, los bebés recuerdan algunos hechos que le sucedieron de distinta manera que lo hace un adulto y en muchas ocasiones los recuerdos quedan ocultos para ser olvidados pero de alguna manera intentaran hacerse notar: ya sea por síntomas, sueños, conductas distorsionadas, etc.
Por lo tanto se pueden clasificar dos tipos de memorias:
·    Semántica: es la memoria que refiere a las cosas como suceden en el tiempo.
·    Episódica o autobiográfica: corresponde al recuerdo de algo que le ocurrió a uno mismo. Se desarrolla desde los 3 a los 5 años aproximadamente.
La atención de un bebé está destinada a todo lo que llame su interés y sea novedoso para él, de dicha manera podrá aprender cosas nuevas e ir incorporando el conocimiento del mundo y de su vida.
La manera que el niño aprende es explorando su mundo circundante, mediante la ayuda de sus padres que guían, cuidan, atienden sus necesidades y expresan el amor a través del disfrute de las situaciones. De dicha manera el niño podrá estar interesado en aprender y valorar su manera particular de explorar su propio mundo.
La imaginación es una herramienta fundamental de estimular y desarrollar en la infancia, ya que por medio de las fantasías y juegos el niño explora todo su mundo, introduce en forma hipotética e irreal ciertos aspectos y hechos de la vida real; es decir que comienza a darle un sentido al mundo que lo rodea.
El juego debe ser entendido como la base del desarrollo de la inteligencia y por medio del mismo se elabora cada paso de la vida.
Por tal razón es importante darse la posibilidad de crear y disfrutar de un espacio único con los hijos, donde el jugar aprendiendo y conociendo el mundo, hace que nos conozcamos más a nosotros mismos y sepamos aún mas de como es, que piensa, siente y viven nuestros hijos. En definitiva poder saber el mundo de nuestros hijos.

 Lic. María Maturi

__________________________________________________________________________

LA HERENCIA DEL CONOCIMIENTO
11 de Octubre de 2011

La neuropsicología infantil es una ciencia que estudia las conductas de los niños a través de su cerebro y de las discapacidades cerebrales provocadas en los primeros momentos de la vida. Con lo cual el cerebro del niño se encuentra en permanente desarrollo y crecimiento debido a la estimulación que recibe de su entorno familiar.
El neuropsicólogo infantil posee conocimientos del desarrollo normal y patológico del Sistema Nervioso Central para poder trabajar sobre ciertas alteraciones cognitivas. Las actividades en las que se focaliza están orientadas a potenciar y desarrollar la estimulación, si existiera déficit en las áreas cognitivas poder compensarlas mediante la ejercitación de la memoria, el lenguaje, la atención, todo lo relacionado a la psicomotricidad, el razonamiento y la motricidad tanto fina como gruesa. 

La Neuropsicóloga Infantil Ofra Gorfinkel, directora del Instituto vínculos Gymtime, determina que el cerebro de un recién nacido tiene distinta posibilidades de desarrollo y para lograrlo necesita de los estímulos y el afecto de su entorno, específicamente de sus padres.
Durante los tres primeros años de vida del infans las tres millones de neuronas se conectan entre si formando una amplia red de comunicación. El proceso neuronal se pone en funcionamiento por medio de los estímulos que se realizan a través de los sentidos.
Por lo tanto un bebé no solo necesita ver, oír, saborear y tocar, sino que necesita experimentar emociones cada vez que sus padres lo abrazan, lo  acarician, le hablan o cantan.  Con lo cual queda demostrada la importancia y responsabilidad de los padres en el desarrollo intelectual y emocional de su bebé.
Freud expresó que no solo un bebé necesitaba de los cuidados básicos, de suplir la necesidades básicas sino que por medio de las demostraciones de amor: besos, abrazos, caricias es como el futuro niño adquirirá un cuerpo atravesado por palabras que dejan sus marcas e improntas. Es fundamental de dichos actos para otorgarle seguridad al bebé, integrar su cuerpo con sus emociones, ayudando así a la estimulación de las fantasías, imaginación y el desarrollo cognitivo.
Para Gorfinkel los primeros años de vida son fundamentales para el desarrollo de la inteligencia, por lo que el bebé deberá recibir los estímulos adecuados en el momento oportuno para desarrollar sus habilidades innatas.
Es importante pensar que cada niño necesita su tiempo y posee una modalidad determinada de aprender. Con lo cual conocer y ver el estilo de cada niño lleva tiempo, y es tarea de los padres observar y estar atentos a las necesidades de su hijo.

El juego genera la posibilidad de que cada niño pueda comunicarse y adquirir el proceso del lenguaje, ya que es la base del aprendizaje. En el juego se desarrollan los sentidos, la emociones, la inteligencia, la comunicación, la incorporación de normas y valores.
Pensar en cómo jugamos y no con que juguetes jugamos, es pensar en poder desarrollar todo el potencial de cada niño. A su vez que los padres por medio del jugar puedan explorar su propio estado emocional con respecto a la relación con su hijo.
En cada fase de desarrollo el niño aprende distintas habilidades:
  • Motricidad: se inicia desde las primeras semanas de vida hasta los 4 años. El bebé busca y elige movimientos acordes a su desarrollo físico. La presencia de los padres para estimular su motricidad es fundamental para adquirir el aprendizaje.
  • Emociones: hoy en día se conoce que desde antes del nacimiento se entrelazan conexiones neuronales de la vida afectiva, con lo cual existiría la emoción desde los orígenes de la vida.
  • Lenguaje: a  partir del primer año el niño puede comprender el sonido y la entonación, comienza a esbozar las primeras palabras. Lo primero que adquiere un niño es la lengua materna.
  • Pensamiento lógico: corresponde a las actividades como armado de rompecabezas, dibujar figuras geométricas, resolver problemas, reconocer en el juego la causa-efecto. Dicho pensamiento se adquiere a partir de los seis o siete años.
El especialista en Neurología Infantojuvenil del Instituto de Neurociencias de la Fundación Favaloro, Claudio Waisburg, nombra ciertas pautas para tener en cuenta en la crianza de nuestros hijos y a su vez poder estimular su inteligencia:
  • Poder interactuar y jugar, demostrándole al niño que es querido, genera mayor crecimiento, maduración y desarrollo de las conexiones neuronales. Por lo tanto demostrarle amor por medio de abrazos, besos y caricias, donde el juego sea parte de la relación con el niño produce un gran efecto en el desarrollo de su inteligencia.
  • Conversar y escuchar con el niño es una actividad que debe realizarse desde los primeros momentos, ya que desarrolla la base del lenguaje y la comunicación.
  • Leer libros mucho antes de que logre entender el significado de las palabras, desarrolla la base lingüística.
  • Dejar espacio para el juego y el ocio, genera la posibilidad de desarrollar la intelectualidad, las normas sociales, físicas y emocionales.
  • Fomentar la actividad física estimula el desarrollo neuronal.
  • La incorporación de la música, estimula la memoria, la atención, el aprendizaje y la motivación. Aprender a tocar un instrumento musical favorece la estimulación del pensamiento abstracto.
  • Es importante que los niños observen a sus padres realizando actividades estimulantes para que ellos mismos puedan imitar.
  • Limitar y controlar la exposición de la televisión y la sobreestimulación de imágenes.
  • Para estimular la capacidad visomotora es importante utilizar juegos de ingenio basados en números, letras y música.
  • Es de suma importancia tener una buena nutrición en el embarazo.
Las vivencias, experiencias y estilos de aprendizaje son las bases de un desarrollo y crecimiento desde la confianza y seguridad para atravesar cada paso de la vida.
Como papás el único legado que podemos dejarle a nuestros hijos es que puedan ser personas libres de sus pensamientos y acciones, y la mejor manera es ayudarlos a desarrollar su potencial cognitivo desde el primer comienzo de vida



  

Lic. María Maturi
_________________________________________________________________________

2 comentarios:

Gabriela dijo...

Me encanta! Cuánta información tan interesante sobre los niños, cómo estimularlos para que obtengan un buen desarrollo. Genial!

DULCE CRECER dijo...

Me alegro Gabriela que la información te ayude, enriquezca para poder aprender un poquito mas sobre lo que te interese o tengas dudascon respecto al mundo de los chicos y porque no tambien el de los padres.